¿Cómo de sano es el muesli?

  • 16 jun 2016

El muesli y los cereales para el desayuno tienen reputación de ser muy sanos, pero si para ti sano quiere decir adelgazar y mantener la línea, el muesli no siempre es la mejor elección. Tiene muchas calorías, por lo que tienes que prestar atención. 

La historia del muesli 

El muesli apareció alrededor del año 1900 en Suiza, donde el Dr. Bircher Benner lo recetaba a modo de papilla.  Buscaba la armonía entre el hombre y la naturaleza, y estaba convencido de que las frutas, verduras y frutos secos son de vital importancia para la nutrición.

El muesli original estaba hecho de manzanas ácidas, nueces o anacardos picados, una cucharada de harina de avena dejada en remojo durante 12 horas, el zumo de medio limón y una cucharada de leche. 

¿Por qué es sano el muesli? 

El muesli contiene montón de nutrientes importantes como vitaminas, fibra y carbohidratos.

Los cereales, las frutas y las nueces hacen que te sientas saciado/a rápidamente, así que no necesitas tomar mucho de ellos.  Puedes combinarlo con yogur bajo en grasa, lo que lo convierte en una comida sencilla para el desayuno o el almuerzo.

Los carbohidratos son una importante fuente de energía para el cuerpo.  La fibra es fundamental para un buen funcionamiento del sistema digestivo y no contiene apenas calorías.  

¿Cuándo no es sano el muesli? 

Puedes preparar el muesli en casa, y así podrás decidir qué ingredientes utilizas.  El problema suele ser el muesli que compras listo para consumir en el supermercado. Échale un vistazo a la etiqueta y mira si contiene azúcares añadidos, y no pierdas de vista tampoco la cantidad de frutas con azúcar añadido. Por lo general, el muesli crujiente no suele ser la mejor elección. Este suele contener jarabe de glucosa o fructosa para hacer que el muesli esté bueno y crujiente, pero esto estropea todos sus beneficios y hace que ganes peso en lugar de adelgazar. Especialmente si tiene chocolate añadido.

Un desayuno saludable contiene una media de 350 a 400 calorías, lo que significa que si quieres comer muesli, no puedes tomar más de aprox. 60 gramos. Sin embargo, hay cereales para el desayuno mucho más saludables y de los que puedes comer mucho más, como los copos All Bran.

Al igual que con tantos otros alimentos, la solución está en la variedad y en comer siempre una cantidad moderada. Por ejemplo, los frutos secos que lleva el muesli, que por supuesto contienen grasas fundamentales para una nutrición equilibrada y que tienen un efecto positivo para el corazón y para los vasos sanguíneos. Pero que al mismo tiempo tienen muchísimas calorías, por lo que no debes comer demasiada cantidad.

Lo mejor, como siempre, es variar.  Desayuna de vez en cuando un sándwich de pan integral o cereales integrales como copos de trigo o avena. 

Preparar muesli o barritas de muesli en el horno

Para preparar muesli tú mismo/a necesitas una serie de ingredientes:

• Diferentes tipos de cereales

• Nueces

• Frutas frescas o frutas secas

• Yogur, leche o queso fresco

Todo el mundo prefiere un tipo de cereales determinado. Puedes elegir entre diferentes tipos de cereales, tales como cebada, avena y harina de trigo o centeno. Si los compras secos, estos productos son de larga duración. Puedes añadir copos de levadura para tener un extra de vitamina B, o semillas de lino para mejorar la digestión.

Como frutos secos, puedes elegir entre avellanas, nueces, almendras, anacardos o nueces de Brasil.

En cuanto a la fruta, las posibilidades son casi infinitas. Puedes pensar en manzana, pera, piña, plátano, melocotón, o si es verano, en arándanos, grosellas y fresas. Las frutas secas, tales como pasas, dátiles, arándanos o albaricoques también van muy bien con el muesli.

El muesli se toma generalmente con leche o yogur, pero mezclado con queso fresco también está buenísimo y es muy nutritivo. Hace que te sientas saciado/a, lo que disminuye el riesgo de que piques entre horas.