¿El pan engorda?

  • 6 jun 2016

Cada vez hay más personas que quieren adelgazar y optan por una dieta baja en carbohidratos. En estas dietas se recomienda evitar el consumo de pan y otros carbohidratos. ¿Pero el pan engorda tanto como se dice y de dónde viene este mito?

El mito

Muchas dietas populares, principalmente los métodos ricos en proteínas, suelen excluir el pan y otros carbohidratos. El motivo que dan por ello es que los carbohidratos dan mucha energía, son procesados de forma muy rápida por el cuerpo y, por tanto, también son rápidamente acumulados en forma de grasas. Además, aseguran que el nivel de azúcar en la sangre aumenta, con lo cual uno tiene más hambre todavía. 

¿Esto es verdad? 

La idea de que los carbohidratos proporcionen mucha energía no es del todo cierta. Un gramo de carbohidratos proporciona 4 kcal; tantas como las de un gramo de proteínas. Las grasas y el alcohol contienen 9 kcal y 7 kcal por gramo respectivamente.  Es por ello que los carbohidratos contienen relativamente pocas calorías. La teoría de que los carbohidratos son digeridos y almacenados de forma rápida como grasas solo es aplicable a los carbohidratos rápidos. Estos se encuentran principalmente en los dulces, aperitivos y productos refinados: el pan blanco, el arroz blanco y la pasta. Los carbohidratos complejos ayudan a mantener un peso sano y una digestión, metabolismo y alimentación sanos. Los carbohidratos complejos se encuentran principalmente en el pan, la pasta, los crackers y el arroz integrales y en la fruta.  

¿Qué es lo que contiene el pan? 

El pan contiene principalmente carbohidratos. No contiene casi nada de grasas y las pocas que contiene son grasas no saturadas de origen vegetal. Estas grasas ayudan a mantener un peso sano y son necesarias para una gran variedad de funciones corporales. El pan está compuesto de fécula y fibras. La fécula está hecha de carbohidratos complejos que, como indicamos anteriormente, son de lenta digestión. Las fibras garantizan una buena digestión y metabolismo. A fin de que las fibras funcionen de forma óptima, es importante beber suficientes líquidos durante el día, entre 1,5 y 2 litros. 

Opción sana 

Ya se trate de pan o de otro producto. Si abusas de él, engordarás. Además de la cantidad, también es importante el tipo de pan. El pan blanco está principalmente compuesto de carbohidratos rápidos y si el cuerpo ingiere demasiados carbohidratos rápidos, tendrá un exceso de energía, que será acumulada como grasa corporal. En cambio, el pan integral contiene muchos carbohidratos lentos que son sanos. 

Además de la cantidad y el tipo, también es importante tener en cuenta lo que untas en el pan. Aquí también podemos decir lo mismo: si untas demasiada cantidad, también engordarás. Lo más importante, es tomar bocadillos ligeros. Un ejemplo de lo que puedes untar o incluir en tu bocadillo: pechuga de pollo, rosbief, lomo de cerdo, queso de bajo contenido graso, tartar de ternera y mermelada light. 

Así, puedes seguir comiendo pan tranquilo, pero intenta limitar las cantidades y opta por una variante que contenga carbohidratos complejos.