¿Entrenamiento aeróbico o de fuerza?

  • 20 jun 2016

Si quieres perder peso, es fundamental seguir un programa de alimentación. Sin embargo, también se recomienda realizar un entrenamiento aeróbico o de fuerza para quemar grasa con mayor rapidez. ¿Pero cuál es los dos es mejor? 

ENTRENAMIENTO DE FUERZA 

Mucha gente tiene la idea de que un entrenamiento de fuerza conlleva directamente un desarrollo muscular extremo. Sobre todo muchas mujeres evitan el entrenamiento de fuerza, creyendo que les haría menos atractivas. Esto sencillamente no es cierto. Solo con un plan de alimentación específico y con unos entrenamientos de gran dureza se puede conseguir un crecimiento muscular extremo. Un entrenamiento de fuerza ofrece muchas ventajas, también para las mujeres. Especialmente si deseas quemar grasa, el entrenamiento de fuerza es un "arma secreta". Este ofrece tres ventajas principales:

- Durante el entrenamiento, quemas por lo general unas 400-700 calorías.

- 48-72 horas después del entrenamiento sigues quemando calorías, ya que tus músculos aún siguen recuperándose. 

- ¡Al aumentar tu casa muscular aceleras también tu metabolismo, gracias a lo cual también quemarás muchas más calorías! 

Si quieres saber más sobre las ventajas del entrenamiento de fuerza, nos gustaría recomendarte nuestro artículo sobre el desarrollo muscular. En este artículo encontrarás toda la información sobre cómo el desarrollo muscular para los principiantes en el gimnasio. 

ENTRENAMIENTO AERÓBICO 

El entrenamiento aeróbico consiste en actividades de larga duración a una baja intensidad. Es un entrenamiento apropiado para mejor tu resistencia y que tiene un papel fundamental si lo que deseas es perder peso. 

Las posibilidades del entrenamiento aeróbico son casi infinitas:

-      Correr

-      Montar en bicicleta

-      Remo

-      El step

-      Nadar

-      Pesas con muchas repeticiones y poco peso

Si quieres perder peso más rápido con un entrenamiento aeróbico, lo más importante es mantener un ritmo cardíaco adecuado. Es fundamental mantener el ritmo cardíaco entre un 55% y un 75% de tu rimo cardíaco máximo. Si lo superas, tu cuerpo necesitará energía más rápido y echará mano de sus reservas de glucógeno (el cuerpo almacena hidratos de carbono en forma de glucógeno en los músculos y en el hígado). 

Calcular tu ritmo cardíaco máximo es muy fácil gracias a la siguiente fórmula:

220 - edad = ritmo cardíaco máximo.

Así, si tienes 20 años, por ejemplo, tu ritmo cardíaco máximo será 200

De esta cantidad, calcula el 55-75 % y sabrás que el número de latidos por minuto para conseguir quemar grasa de la mejor forma posible está entre 110 y 150. 

LA COMBINACIÓN PERFECTA 

También hay personas que quieres lo mejor de las dos posibilidades.  Aumentar masa muscular con la menor cantidad de grasa posible, o adelgazar manteniendo la mayor cantidad de masa muscular posible. Para estas personas, recomendamos combinar los beneficios del entrenamiento de fuerza con los del entrenamiento aeróbico. 

Si deseas combinar estas dos formas de entrenador, lo mejor es seguir el orden de ejercicios correcto:

primero entrenamiento de fuerza, luego el aeróbico 

El motivo es muy sencillo, y está relacionado con el consumo de energía en el cuerpo. Cuando realizas un entrenamiento de fuerza, tu cuerpo recurre a un suministro de fuerza anaeróbico (formación de energía sin oxígeno). Este tipo de energía se utiliza a la hora de realizar esfuerzos cortos e intensivos. Para producir esta energía, el cuerpo utiliza las reservas de energías que almacena. 

Este orden presenta dos ventajas:

Puedes utilizar glucógeno para el entrenamiento de fuerza, que necesitas para poder darlo todo en los ejercicios cortos e intensivos.

Si acabas el entrenamiento con un ejercicio aeróbico, las reservas de glucógeno ya estarán agotadas, por lo que quemarás grasa directamente.

 

Si inviertes el orden de los ejercicios, cuando vayas a realizar los ejercicios de fuerza las reservas de energía ya se habrán agotado, y verás que no puedes levantar ningún peso pesado.