¿Por qué es tan sano andar?

  • 21 jul 2016

Si andas un mínimo de media hora al día, tu corazón y pulmones se harán más fuertes, tendrás una mayor resistencia y mejorarás tu estado de ánimo.

Tu corazón, vasos sanguíneos, colesterol, huesos y músculos, peso y memoria mejorarán tan solo con andar media hora al día. El médico estadounidense Mike Evans concluye que: andar diariamente mejora de forma drástica nuestra salud. 

Desarrollo

Si no tienes una buena condición física, harás bien si desarrollas tu ritmo de andar poco a poco. Esto se basa en andar de forma consistente durante unos minutos y alternarlo con momentos de andar de forma tranquila. Si sigues un esquema de entrenamiento, podrás prevenir el dolor muscular y en las espinillas. A menos que vayas a dar una camioneta sin contar con entrenamiento previo, no tendrás lesiones de forma rápida. Si sigues andando de forma constante, la condición física de tu corazón y pulmones se hará más resistente.

Beneficios para la salud 

- Corazón y vasos sanguíneos. Andar a diario reduce la presión sanguínea y el nivel de colesterol presente en la sangre. También mejora la condición del corazón y los vasos sanguíneos. Si las personas pasan una hora activas al día, reducirán el riesgo de problemas cardiovasculares en un 50 %.

- Pulmones. Si andas mucho, aumentarás la capacidad que tienen los pulmones de absorber oxígeno.

- Músculos y huesos. Al andar, fortaleces los músculos y huesos, con lo cual reduces las posibilidades de padecer osteoporosis. Andar no solo fortalece los huesos sino que, si cargamos los huesos de forma regular, también desarrollamos nueva masa ósea. Si permanecemos sedentarios, el cartílago, que es el tejido elástico que se encuentra entre los huesos en las articulaciones, se vuele más fino. Las personas mayores sufren las consecuencias de esto, y lo pueden notar al bailar, por ejemplo. Andar les permite desarrollar más cartílago y poder moverse de forma más flexible. 

  • Diabetes. Si andamos, reducimos el riesgo de diabetes de tipo 2 en un 58 %.
  • Cerebro. Andar reduce las posibilidades de alzheimer de las personas que se mantienen activas toda su vida entre un 20 y 50%.
  • Depresión. Andar también nos permite luchar contra el estrés y los sentimientos depresivos. Con esta actividad, podemos reducir por la mitad los trastornos de ansiedad.
  • Descanso nocturno. También es bueno para el reloj biológico y la calidad del sueño.
  • Sobrepeso. Al andar una hora de forma consistente, a unos 5 kilómetros por hora, quemamos 240 kilocalorías.
  • Intestino. Al andar diariamente, estimulamos el metabolismo.
  • Algunos tipos de cáncer. Al andar de forma regular, también podemos reducir el riesgo de padecer cáncer de intestino, pecho y útero, por ejemplo.