¿Por qué te quedas sin aliento tan rápidamente al subir escaleras?

  • 13 jun 2016

Puedes pasarte la clase de spinning de charla, correr 5 kilómetros sin ninguna dificultad y las pesas en el gimnasio te resultan pan comido. Pero sin embargo, en cuanto tienes que subir una escalera te quedas sin aliento.

No tienes de qué preocuparte, esto es totalmente normal. "Esto no quiere decir que no estés en forma", comenta Jordan Syatt, entrenador personal certificado y experto en Greatist.  "Sencillamente tu pulso se acelera, y esto hace que necesites más oxígeno". "A menos que hagas ejercicios de subir escaleras, un rápido incremento de energía puede hacer que te falte el aire", dice Nieca Goldberg, MD, cardiólogo y director del Centro Joan H. Tisch de salud femenina en el NYU Langone Medical Center. 

"Al subir las escaleras el cuerpo utiliza más músculos que en la sencilla acción de caminar", añade Syatt. "Después de todo, es como si estuvieras andando cuesta arriba (luchando contra la fuerza de la gravedad en el proceso). Y es posible que un movimiento como este sea demasiado para la condición física de la mayoría de las personas", nos dice Goldberg. Como dirían la mayoría de los entrenadores, cuando un entrenamiento se vuelve demasiado fácil, hay que subir la intensidad si se quieren seguir haciendo progresos. Este nuevo grado de dificultad volverá a suponer un reto para el deportista. 

¿Y otros posibles culpables? Si ya estás entrenando duro para algún evento extenuante, como una maratón o una media maratón, entonces subir escaleras apenas contribuirá a la ya pesada carga de trabajo. "Subir corriendo 20 escalones, al contrario que dar 20 pasos en una superficie plana, combina una actividad aeróbica con una actividad de fuerza", comenta Jason Fitzgerald, entrenador de atletismo certificado. "Aunque estés en una forma extraordinaria, esto hace que te quedes sin aliento rápidamente", añade Fitzgerald. 

Plan de acción 

Como casi todo en la vida, lo mejor es ponerse manos a la obra. "Como en casi todo, las cosas se consiguen con la práctica". Es muy importante incorporar ejercicios de fuerza en tu rutina de entrenamiento. Especialmente ejercicios de fuerza para entrenar la parte inferior del cuerpo, tales como sentadillas, lunges (pasos de tijeras) o lunges hacia atrás. Este ejercicio te ayudará a realizar después el movimiento que haces al subir escaleras. 

Empieza solo con tu propio peso, y ve añadiendo poco a poco 15, 20 y hasta 25 kilos. Gracias a estos ejercicios, la próxima vez que subas una escalera te resultará un poco más fácil, ya que habrás acostumbrado tu cuerpo a este movimiento específico. 

Así que elige una escalera, dale duro, y disfruta de la sensación de victoria cuando hayas llegado arriba del todo.