¿Qué hacer contra los dolores lumbares?

  • 28 jul 2016

Ocho de cada diez adultos los padecen a lo largo de su vida: los dolores lumbares. La causa más probable es la sobrecarga de la musculatura de la espalda.  ¿Pero qué se puede hacer al respecto? 

Carga

Según las investigaciones en este campo, el dolor de lumbares está causado en la mayor parte de los casos por una sobrecarga de los músculos de la parte inferior de la espalda. Esta puede producirse por una posición incorrecta al sentarse, especialmente frente al ordenador o en el coche, por un exceso de peso corporal, por levantar peso de forma equivocada o por una falta de movimiento. Además, la tensión y los nervios también pueden causar una tensión prolongada de los músculos de la espalda. 

Los músculos de la zona lumbar tienen una doble función.  Permiten una posición correcta del cuerpo, y nos ayudan a llevar el peso de todo lo que carguemos.  Debido a esta doble función, los músculos de la espalda son vulnerables a todo lo que se realice demasiado tiempo en la misma posición, que sea demasiado pesado, o que suceda de repente.  Por ejemplo, las mujeres embarazadas pueden tener dolores de espalda debido a la postura del cuerpo durante el embarazo. 

Mantenerse en movimiento 

El dolor de espalda se pasa casi siempre por sí solo, generalmente en un plazo de unas pocas semanas. Una solución lógica al dolor de espalda podría ser dejar descansar a estos músculos, pero esto funciona justo al revés. La mejor forma de superar los dolores de espalda es, precisamente, mantenerse en movimiento, por ejemplo al andar hasta el trabajo, al montar en bicicleta o al nadar.  Pero ten cuidado, demasiado movimiento de los músculos puede causar una molesta sobrecarga de estos.

 

Lo mejor es evitar estar sentados demasiado tiempo, y elegir una silla dura y recta antes que una silla blanda o un banco. Intenta cargar el menor peso posible, y evita agacharte y movimientos en los que tengas que girar el cuerpo. Si no te queda más remedio que hacer estos movimientos a menudo, intenta agacharte doblando siempre las rodillas en lugar de doblar hacia abajo la espalda. Además, un baño o ducha caliente pueden ayudar a relajar estos músculos. Los analgésicos no solucionan el dolor en sí, pero sí que pueden ayudar a aliviar el dolor para que puedas moverte más y mejor, y lo mejor es que elijas un paracetamol común.  

¡Prevenir es mejor que curar! 

Manteniendo un peso saludable y estando en forma, disminuyes las posibilidades de sufrir dolores de espalda. Las personas que deben pasar una gran cantidad de tiempo sentadas en el trabajo, es mejor que intenten sentarse en una posición vertical, que cambien de postura de vez en cuando, y que intentar dar un paseo de vez en cuando. Además de moverse, es muy importante la tensión física y mental.   

Si el dolor se vuelve insoportable y no disminuye en un plazo de varias semanas, es aconsejable pedir hora en el médico.  Además, si sientes un cosquilleo en las piernas o tienes un dolor extendido, también es señal de que debes ir al médico.