Adelgazar andando o corriendo

  • 1 ago 2016

Andar y correr son actividades que ayudan a quemar calorías, ¿pero son ambas igual de buenas? Adelgazar tanto andando como corriendo puede tener sus ventajas y desventajas. Correr puede ayudarte a mantenerte sano, mejorar tu estado de ánimo, prevenir la enfermedad y ayudarte a perder peso. Sin embargo, dependiendo de tus objetivos personales, la plena velocidad no es el único camino a una buena salud. 

Quemar más calorías corriendo 

Mientras que andar puede tener muchas de las ventajas para la salud que se asocian a correr, muchas investigaciones sugieren que correr es mejor para perder peso. Las personas utilizan 2,5 veces mas energía al correr que al andar. De esta forma, una persona que pesa 70 u 80 kilogramos, quemará en torno a 300 calorías por hora al andar (5km/h), mientras que si fuese a correr, quemaría 800 calorías por hora (12km/h). 

Uno de los motivos por los que perderás peso de forma más rápida corriendo en vez de andando es que desarrollas fuerza muscular de forma más rápida. Cuantos más músculos tengas, más calorías quemará tu cuerpo. Por el contrario, al andar también desarrollarás fuerza muscular, pero dado el hecho de que el andar impone una menor carga en los músculos, el efecto será inferior.

Por otra parte, correr también tiene sus desventajas: causa más estrés en el cuerpo y aumenta el riesgo de lesiones, como la rodilla del corredor, lesiones en el muslo y calambres en las piernas. 

Adelgazar andando 

Teniendo en cuenta la pérdida de peso, andar tiene claras ventajas. Los investigadores analizaron el National Runner's Health Study y National Walkers' Health Study y detectaron que las personas que quemaban la misma cantidad de caloría también tenían en común muchas mismas ventajas en su salud. Sin importar si andaban o corrían, las personas veían una reducción en el riesgo de la tensión alta, el alto nivel de colesterol, la diabetes y un sistema cardiovascular más saludable. 

Otra ventaja de andar es que para la mayoría de personas no supone un problema andar una o dos horas sin contar con entrenamiento previo, mientras que correr 20 o 30 minutos ya es todo un esfuerzo. Con dos horas andando quemarás muchas más calorías que veinte minutos corriendo. 

Al entrenar corriendo, podrás ampliar el tiempo total que corres hasta quizás llegar a la hora y media, pero si andas a menudo, a largo plazo tampoco te supondrá un problema andar de tres a cuatro horas. 

Si cuentas con tiempo, andar es también una forma efectiva de adelgazar, y no le exige mucho a tu cuerpo. Esto hace que andar para adelgazar también sea idóneo para personas mayores que quieren perder peso o personas que sufren algún tipo de lesión.