El mejor descanso para complementar tu entrenamiento

  • 27 feb 2017

Tomarse un día de reposo después de entrenar duro es esencial para regenerar la musculatura y darle tiempo a tu cuerpo para renovarse. Es muy común tener ganas de entrenar toda la semana una vez que entras en la rutina, pero un buen esquema de entrenamiento tiene que incluir días de reposo para que tu organismo se reponga por completo. Y no nos referimos a echarse una siestecita para recobrar un poco de fuerza. Estamos hablando de tomarse el tiempo necesario para descansar, y entender que es tan importante como ejercitar a la hora de ponerse en forma. Hemos escogido tres tips para que obtengas el descanso perfecto:

Entrenamiento de recuperación
Muchos piensan que el día de reposo es para estar tirad@ en el sofá sin hacer nada, pero en realidad lo mejor que puedes hacer es un pequeño entrenamiento de recuperación. Este sirve para mantener los músculos flexibles y evitar calambres y lesiones a la hora de volver a moverse. ¿Cuáles son los mejores métodos? Algunas de las opciones son tan simples como ir a caminar un ratito, montar en bicicleta o nadar. Pero ojo, el ejercicio no debe ser muy demandante, es sólo para mantener la musculatura en movimiento.

Masajes
Los masajes no sólo son relajantes y placenteros, también te ayudan a hacer una desintoxicación de los compuestos inútiles que a veces se acumulan en tu organismo tras un entrenamiento. Los masajes aumentan la circulación de la sangre, y la relajación de la musculatura mejora su regeneración. Aseguráte de agendarte un masaje cada cierto tiempo para mejorar tu condición física.

Dieta
Una buena alimentación es imprescindible para darle a tu cuerpo todo lo que necesita para reponerse y estar listo para seguir adelante. Las frutas, verduras, proteínas y carbohidratos complejos forman la base de una dieta sana. También puedes incluir grasas saludables, como las que se encuentran en los aguacates y en el aceite de coco. ¡Tampoco olvides beber suficiente agua para mantener tu cuerpo hidratado!

Ponerse en forma no es algo que solo ocurre dentro del gimnasio. Incorpora suficientes días sin ejercicio a tu esquema de entrenamiento para renovarte y conseguir los mejores resultados.