Entrenamiento del tronco

  • 14 jul 2016

Durante el entrenamiento del tronco o zona media del cuerpo ("core training", en inglés) no solo entrenas un grupo determinado de músculos, sino que, en el proceso, también involucras a los músculos pequeños de la zona. Una espalda debilitada y unos músculos débiles en el torso pueden ser fortalecidos gracias a este tipo de entrenamiento. 

¿CUÁL ES LA ZONA MEDIA? 

La zona media es la zona de tu cuerpo a la que están unidos los brazos y las piernas; el tronco. Puede parecer difícil el hacer esta parte de tu cuerpo más fuerte, pero desde luego es posible. Tu tronco necesitará ejercicio si te suelen doler las lumbares o la espalda al estirarte, si tu espalda se cansa rápidamente o si te gustaría darle más forma a tu cuerpo en la zona del vientre y el abdomen. 

RECURSOS DEL CORE TRAINING 

Un recurso conocido en este tipo de entrenamiento es la pelota suiza. Esta pelota grande está disponible en casi todas las tiendas de gimnasia y te aporta toda una serie de posibilidades para entrenar tu zona media. 

EJEMPLOS DE EJERCICIOS 

Siéntate sobre la pelota suiza y recuéstate lentamente hacia atrás teniendo la pelota bajo las caderas. Vuelve a levantarte lentamente mientras que la pelota se desliza ligeramente hacia tus glúteos. Repite este ejercicio varias veces y sé consciente del trabajo que están haciendo tus abdominales en este ejercicio. Te darás cuenta de que los músculos de la parte superior del cuerpo están siendo bien ejercitados durante este ejercicio. Esto también se debe a que estás intentando mantener el equilibrio sobre la pelota al mismo tiempo y así ejercitas todo el tronco. En eso se basa un buen entrenamiento.

Puedes hacer un segundo ejemplo de un posible ejercicio con dos libros pesados o dos bloques de yoga (disponibles en la tienda de deportes). Siéntate en el suelo con las manos a los lados y colocadas hacia delante. Dobla ambas piernas para contar con apoyo en las rodillas y coloca las manos sobre los dos bloques o libros. Encorva la espalda y pasa el peso de tu torso a las manos. Vuelve a poner la espalda recta y pasa el peso de vuelta a tu torso. Este ejercicio te ayuda a fortalecer los músculos de las lumbares.