Los efectos de la insulina en la pérdida de peso

  • 7 jul 2016

Existen muchas dietas bajas en carbohidratos en el mercado. Estas son muy populares gracias a los efectos de la insulina en la quema de grasa. En este artículo te explicaremos por qué.

La insulina es una hormona que producen las células beta de los islotes de Langerhans. Es una hormona de vital importancia que regula los niveles de azúcar en sangre de tu cuerpo. Cuando aumenta la concentración de glucosa en la sangre, entra glucosa en las células beta. De esta forma, las células beta empiezan a segregar insulina.  En pocas palabras, esto quiere decir que cada vez que te comes un panecillo, un plato de arroz, un plátano o algo que contenga azúcar (o una comida rica en carbohidratos), esto hace que se segregue insulina que absorba la glucosa. Todos los tipos de carbohidratos acaban descomponiéndose y convirtiéndose en glucosa, porque este es el tipo de energía que tu cuerpo puede manejar con mayor facilidad. 

La insulina es una fuerte hormona anabólica, que permite que pueda obtenerse glucosa de la sangre. Además, la hormona estimula la absorción de glucógeno (glucosa almacenada en el cuerpo) en los músculos y en el hígado. Esto ralentiza la quema de grasas drásticamente. Si el nivel de glucosa en sangre es bajo y estable, no habrá mucha insulina en el cuerpo. Esto quiere decir que la mayoría de células del cuerpo utilizan la grasa como fuente de energía. Por lo tanto, cuantos más productos comas que sean ricos en carbohidratos, que causan una rápida subida de los niveles de glusosa en el cuerpo, más se ralentizará el proceso de quema de grasa. Es por esto que las dietas bajas en carbohidratos y azúcares se han vuelto tan populares y tienen tanto éxito. 

CONTROLAR LA INSULINA. 

No todos los tipos de carbohidratos son iguales. Diferentes fuentes de carbohidratos tienen diferentes efectos en la subida de la concentración de glucosa en la sangre. Por lo tanto, esto también acaba afectando la rapidez y la cantidad de insulina que circula por el cuerpo. Por lo tanto, si quieres perder peso, es importante que comprendas que existen diferentes tipos de carbohidratos y que estos causan un incremento diferente en los niveles internos de insulina en el cuerpo. El índice glucémico fue creado a fin de representar la concentración de glucosa en la sangre.

Este índice glucémico describe indirectamente cuál es la cantidad de insulina que se necesita para que la glucosa pueda ser absorbida.  Por lo tanto, si deseas perder peso, es fundamental elegir productos con un bajo índice glucémico (como verduras, copos de avena o productos integrales). ¡De esta forma, la subida de los niveles de glucosa en sangre será mínima e interrumpirás lo mínimo posible el proceso de quema de grasa! 

De lo contrario, si eliges productos con un alto índice glucémico (como azúcar, refrescos, patatas asadas o pan blanco), interrumpirás el proceso de quema de grasas. Además, después del pico de insulina en sangre, tendrás una rápida bajada de glucosa en la sangre. Esto hará que tengas más hambre y que acabes comiendo más, lo que a su vez tendrá un efecto negativo a la hora de adelgazar. En resumen, es muy importante echarle siempre un vistazo al índice glucémico o a la carga glucémica de los alimentos ricos en carbohidratos.