Una ducha helada para sentirse bien

  • 6 mar 2017

El frío tiene la mala reputación de bajarnos el ánimo, congestionarnos la nariz y hacer que nos resfriemos. Esta mala fama existe por algo; mucha gente parece enfermarse durante el invierno, especialmente los días que hace más frío. Lo cual es sorprendente, dado que muchos estudios sugieren que precisamente las bajas temperaturas pueden ser buenas para tu cuerpo. Hemos recopilado aquí algunos de los beneficios de una ducha bien fría.

Mejora tu resistencia
¿Te da escalofríos el solo hecho de pensar en darte una ducha helada? ¡Es normal! Un cambio drástico en la temperatura de tu entorno es algo desconocido para tu cuerpo. Pero es justamente este pequeño shock inicial que mejora la resistencia de tu organismo contra cambios climáticos como el paso de las estaciones.

Activa el sistema circulatorio
Una baño fresco también sirve para mejorar la circulación de la sangre oxigenada a diferentes partes de tu cuerpo. Una vez que tu organismo detecta que tu temperatura externa es muy baja, manda más sangre a esa zona para calentarla.

Cuida tu pelo y tu piel
El agua caliente puede secar y dañar tu pelo y tu piel. La fría no daña la elasticidad natural de tu piel, sino que la hidrata y mantiene la salud de tu pelo. En este caso ¡Sentirse bien por fuera es sentirse bien por dentro!

Puede ayudar a adelgazar
Si estás probando diferentes ejercicios para perder peso y todavía no has alcanzado tu peso ideal, puedes incorporar una ducha helada a tu rutina. Los ejercicios para perder peso y bañarse sin utilizar el calentador pueden ser complementarios. Hay dos posibles explicaciones para este fenómeno. Una es que las bajas temperaturas exigen más energía de tu organismo para mantenerte caliente y de esa manera quemas grasas. La otra es que estimula la circulación de la sangre hacia tus músculos, favoreciendo su crecimiento.

Da energía y ayuda a sentirse bien
Ducharse a baja temperatura es beneficioso para tu nivel de energía y ayuda a sentirse bien. Combinado con una dieta sana y suficiente ejercicio regular, este pequeño consejo puede darte buenos resultados: 30 segundos con la temperatura al mínimo a la hora de ducharse. Esto ya aporta muchísimo a la salud y a sentirse bien ¡Pruébalo!