¿Cómo combinar el trabajo con tu entrenamiento?

  • 10 abr 2017

A tod@s nos resulta difícil combinar el trabajo con otras actividades. Cuando volvemos de trabajar sentimos que no nos queda fuerza para nada. Nos tiramos en el sofá, encendemos la tele o el ordenador y es cuando oímos una vocecita en la cabeza que nos dice que todavía no hemos hecho nada de ejercicio hoy.

Sabemos que deberíamos ir al gimnasio pero estamos muy cansad@s. Lo dejamos para mañana, y al día siguiente pasa lo mismo, y el próximo también, hasta que un día nos damos cuenta de que hemos perdido nuestra rutina de ejercicios. Es un círculo vicioso en el que tod@s caemos alguna vez, pero por suerte hay formas de evitarlo. Hemos recopilado algunos de los mejores tips para que combines tu vida laboral con tu actividad física

Móntate un buen esquema y apúntate a clases colectivas
Para conseguir los mejores resultados y ahorrar tiempo y energía, consulta con un entrenador personal para armar un esquema de entrenamiento. Los entrenadores personales saben los ejercicios que necesitas para mejorar tu condición física de manera eficaz y saludable. El sólo hecho de tener una planificación hecha por un profesional ya te motiva a seguirla. Apuntarse a alguna clase colectiva en el gimnasio también es una muy buena motivación, especialmente si lo haces con alguien más.

Ejercicios mientras trabajas
Hay ciertos ejercicios que puedes hacer en cualquier momento del día, y tu jefe no tiene por que enterarse ;) Uno de los mejores ejercicios sirve para entrenar tus abdominales y desarrolla tu capacidad pulmonar. ¿Cómo se hace? Sentado con buena postura respira profundo, llenandote de aire desde abajo hacia arriba. Si lo haces correctamente sentirás tus abdominales. Repite el proceso de forma invertida: de arriba para abajo, soltando el último respiro de la parte inferior de tu abdomen.

Entrenar te da energía
Varios estudios han concluido que a la larga, hacer ejercicio físico de forma regular hace que acabes la jornada con más energía en lugar de menos. Otros estudios señalan además la estrecha relación entre la cantidad de ejercicio que haces y tu nivel de felicidad. Así que cuando sientas que no puedes moverte del sofá, ese es el mejor momento para ir al gimnasio.

Siguiendo estos 3 consejos podrás aprovechar mejor tu tiempo y energía. Y recuerda:¡ el mejor momento para empezar a entrenar es hoy mismo!