google-site-verification: google71e2c191d601e719.html

Deporte con una lesión

  • 15 may 2019

Realizar deporte con una lesión

¿Estás lesionado pero quieres continuar haciendo deporte? ¡Sí se puede! Se recomienda mucha precaución y obviamente no forzar la parte dañada para que la lesión no se agrave. Los ejercicios pueden hacerte sentir mejor durante una lesión, siempre y cuando tomes decisiones inteligentes teniendo en cuenta tu nuevo estado físico. Seguro que en este momento te estás preguntando qué entendemos nosotros por decisiones inteligentes. ¡Puedes leerlo aquí!

¿Qué hacer en el gimnasio durante una lesión?

Todo depende del tipo de lesión que acabas de sufrir, pero si tienes ganas de mantenerte activo, seguro que encuentras algún ejercicio que puedas hacer. Si llevabas meses entrenando antes de sufrir la lesión, entendemos que no quieras que todo ese esfuerzo haya sido en vano. Para evitar perder tu estado físico y masa muscular durante tu lesión, es bueno continuar haciendo ejercicio.

Ejercicios alternativos

Es probable que no puedas hacer la rutina de entrenamiento a la que estás acostumbrado porque la lesión te impida realizar determinados movimientos o forzar determinados músculos, pero eso no quiere decir que tengas que abandonar el gimnasio hasta que estés totalmente recuperado. Por ejemplo, puedes comenzar a montar en bicicleta en lugar de hacer remo si te has lesionado un codo o un hombro. También es buena idea aprovechar para concentrarse en los grupos musculares a los que normalmente se les presta menos atención: si te has lesionado una pierna, quizás es un buen momento para fortalecer el tren superior. Normalmente cuando se produce una lesión, los ejercicios más difíciles de hacer son los aeróbicos ya que la mayoría requieren la activación tanto del tren superior como del inferior. Pero recuerda que haciendo ejercicios de fuerza también quemas grasas y mantienes la forma. Por ello, aunque tu objetivo sea bajar de peso, es aconsejable que pidas consejo a uno de nuestros entrenadores para que te diga qué tipo de máquina es la más conveniente para seguir manteniendo la forma a pesar de la lesión.

A veces, es recomendable mantener en movimiento la articulación o músculo donde hayas tenido la lesión para que se recupere más rápido. Pero es muy importante que no tomes esta decisión por tu cuenta, debes consultarlo con tu traumatólogo o fisioterapeuta para que te diga lo que puedes hacer y lo que no. De esta forma evitarás que tu lesión empeore.

Descanso mental

Es muy importante saber aceptar que tu estado físico no es el mismo y que hay cosas que no podrás hacer. Si la lesión es grave, el médico o fisioterapeuta podrían incluso desaconsejar realizar cualquier tipo de ejercicio. No te estreses y busca la mejor alternativa para cada caso particular. Seguro que no podrás entrenar con la misma intensidad que cuando estás en plena forma pero a veces al cuerpo y a la mente les viene bien cambiar las rutinas y ofrecerles un pequeño descanso.