¿Cuál es tu motivación?

¿Cuál es tu objetivo? ¿Y por qué? Si tu “objetivo " no es lo suficientemente importante, no te ayudará cuando te haga falta un empujoncito.

Adelgazar, aumentar la masa muscular, estar sano, sentire en forma... Para muchas personas, el objetivo es uno de estos resultados. Pero si no piensas lo suficiente sobre por qué te gustaría conseguir este objetivo, no empezarás con fuerza y las posibilidades de tener éxito serán limitadas.

¿Quieres sentirte más seguro/a de ti mismo/a?
¿Quieres tener energía para poder jugar con tus hijos?
¿Quieres sentirte más atractivo/a para ti y tu pareja?
¿Quieres rendir mejor en el deporte que practicas?


Si has encontrado un motivo más profundo, siempre puedes hacerte una pregunta más…

Por ejemplo:
Quiero perder peso
- ¿Por qué quiero perder peso?
Quiero bajar 10 kilos para volver poder a ponerme mis pantalones favoritos y sentirme mejor físicamente
- ¿Por qué quiero poder ponerme mis pantalones favoritos y sentirme mejor físicamente?
Quiero conseguir esto porque sé que, cuando me siento más seguro/a de mí mismo/a, esto influye positivamente en cómo trato a las personas a mi alrededor
- ¿Por qué quiero sentirme más seguro/a de mí mismo/a con las personas a mi alrededor?
Quiero sentirme más seguro/a de mí mismo/a porque esto hace que sea una persona mejor y más agradable con los demás.

¿Cuál es tu "motivo"?