El compromiso es la clave

La motivación para ir al gimnasio o para conseguir diferentes objetivos (ya sea en el ámbito del deporte o no) va y viene y depende de varias cosas que ocurran en tu vida. Esto es lógico y no es tan grave, ¡pero no te dejes llevar por la inercia! El compromiso es la clave: es posible que no siempre estés súper motivado, pero la dedicación es lo que salvará tu plan de entrenamiento.

Un par de pasos sencillos que te ayudarán:

1. ¿Has recogido ya tu tarjeta de Basic-Fit? Está claro que deberías empezar por eso...
2. Descárgate la app de Basic-Fit. Está llena de planes de entrenamiento y de ejercicios. Así, no podrás volver a decir que no vas al gimnasio porque no estás inspirado/a.
3. Apúntate en la agenda qué ratos vas a dedicarle al ejercicio. No con lápiz, sino con un rotulador grueso. Estos días irás al gimnasio, y no habrá nada ni nadie que se interponga entre tú y tu entrenamiento.
4. ¡Ve y disfruta del entrenamiento! Ser constante es lo único que hará que hacer ejercicio se convierta en una parte fija de tu semana y de tu vida.
5. Si te esfuerzas de forma extrema, es probable que te saltes el siguiente entrenamiento o entrenamientos y que acabes no teniendo ganas de ir. No queremos que esto pase. Y, sobre todo, a ti no te conviene que pase. Así que no lo hagas. Tómatelo con calma y asegúrate de conseguir grandes resultados con pequeños pasos.