Entrena con moderación

Todo el mundo puede participar en una carrera. Pero, ¿puedes mantener la velocidad? ¿Puedes acabar con la misma velocidad con la que habías empezado?

Si entras con demasiada fza, tu cuerpo empezará a tener problemas. No puedes conseguir "picos" continuamente. Antes o después, acabarás cansándote y es posible que también dejes de disfrutar con ello. Antes de que te des cuenta, ya no tendrás ganas y empezarás a dejar de ir a entrenar.
¡Qué rabia!

¿Qué es lo que puedes hacer?
Haz un plan que vayas a poder cumplir, también a largo plazo. Un plan de entrenamiento que te apetezca seguir, que no te vaya a costar demasiado y que te vaya a mantener motivado/a. Y, por supuesto, en ocasiones puede (debe) suponerte un reto, pero no vayas al extremo demasiado a menudo. Si haces esto, ¡conseguirás unos resultados que te sorprenderán! Pequeños pasos, grandes resultados.