¿Estás listo/a para unos cuantos cambios?

¿Va todo genial en tu vida y no crees que sea necesario cambiar nada, o estás dispuesto/a a cambiar algunas cosas y crees que ha llegado el momento de intentar algo nuevo/diferente?

Para un momento y hazte las siguientes preguntas:
¿Hasta qué punto estás dispuesto a hacer cambios en tu vida?
¿Estás dispuesto/a a cambiar tu forma de pensar, tus hábitos y/o tu rutina diaria?
¿Hasta qué punto tienes la capacidad de hacer estos cambios?
A veces queremos cambiar alguna cosa, pero hay algo que nos detiene. Por ejemplo, el estrés en el trabajo, el nacimiento de un bebé, un entorno que no te estimula... ¿Hay algo que pueda suponerte un obstáculo? ¿Y hay algo que puedas hacer al respecto?

En la vida – y si quieres mejorar tu salud, tu nivel de actividad y tu alimentación –, a menudo se trata de "intercambiar".
Si dices "sí" a algo, a veces tienes que decir "no" a otra cosa...
Por ejemplo:
- Decir "sí" a dormir 30 minutos más por la noche, significa decir "no" a ver un capítulo más de tu serie favorita de Netflix.
- Decir "sí" a hacer ejercicio todos los días, significa decir "no" a pasar una hora más en las redes sociales.

¿Qué puedes "intercambiar" (esta semana) para acercarte un paso más a tu objetivo?