No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy

"Empezaré el lunes", "me apuntaré al gimnasio después de las vacaciones" o "a partir de este fin de semana no volveré a tocar los dulces". ¿Te suena? No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy... 

Volver a empezar cuando no hay obstáculos o cuando es lunes o empieza un nuevo mes parece lógico. Pero hay un problema: esta mentalidad “ botón de pausa”  solo hará que pospongas o te saltes el entrenamiento siempre que haya el menor inconveniente. Hará que lo dejes y esperes a ese "momento mágico" para volver a empezar. Y ese momento mágico... lo normal es que nunca llegue.

¡Empieza y ya está! Empieza con algo sencillo, algo que vayas a poder hacer. Si tus planes y tus objetivos son demasiado ambiciosos, hay muchas más posibilidades de que acabes apretando ese "botón de pausa". Crea un plan personalizado con el que estés contento/a, que te apetezca y que sepas que vayas a poder cumplir. ¿Con qué puedes empezar? Es mejor dar pasos pequeños de forma constante que intentar grandes saltos.