google-site-verification: google71e2c191d601e719.html

Oups, respuesta incorrecta

La respuesta correcta es « FALSA »

Los suplementos alimenticios no son peligrosos. Ellos están sometidos a una regulación muy estricta. Los ingredientes utilizados, su cantidad, su calidad, los procesos de fabricación, la información que aparece en las etiquetas, las propiedades nutricionales……. ¡Todo está regulado! Las agencias nacionales y europeas garantizan el cumplimiento de la normativa. En consecuencia, los suplementos alimenticios no son peligrosos, siempre y cuando sigan las recomendaciones de uso mencionadas en el envase y no las uses como sustitutos de una alimentación variada y equilibrada.