google-site-verification: google71e2c191d601e719.html

Hacer deporte con una vida ajetreada

  • 9 ene 2019

Muchas personas no saben de dónde sacar tiempo para hacer ejercicio. El Trabajo a tiempo completo, vida social, el colegio de los niños, la universidad… parece que no queda tiempo para nada. Pero hacer ejercicio con una vida ajetreada es posible. De hecho, incluir el deporte en tu agenda hace que obtengas más energía para el resto de actividades. Sigue leyendo para saber más sobre cómo combinar deporte y vida social.

1. Haz entrenamientos eficientes
No tienes que estar en un gimnasio todos los días ni todo el día. Lo más importante es que entrenes regularmente y que cada ejercicio sea eficiente. Es mejor entrenar tres cuartos de hora varios días a la semana que una vez durante muchas horas. Elige una rutina con una serie de ejercicios que puedas repetir desde casa. Así, si algún día no tienes tiempo para ir al gimnasio, puedes seguir entrenando.

2. Deporte por la mañana
Con una ocupada vida social, a veces puede ser difícil ir al gimnasio por las tardes o por la noche. Siempre surgen planes que hacen que no llegues a tiempo a las clases colectivas o no te queda la energía suficiente para realizar un entrenamiento en condiciones. Planifica tus entrenamientos por la mañana para darles la prioridad necesaria. De esta manera, podrás disfrutar del resto del día sin tener que preocuparte ni sentirte culpable por haber faltado a esa clase específica o sesión de entrenamiento.

3. Deporte con amig@s
Entrenar con amig@s, además de ser más divertido, ayuda a motivarte para no faltar a ninguna cita con el gimnasio. Cuando estás tú sol@ es más fácil inventarse alguna excusa para no ir porque no tienes que darle explicaciones a nadie, pero si quedas con otra persona entre las dos os ayudareis a encontrar la motivación necesaria para no faltar a ningún entrenamiento.

4. Sube las escaleras y camina todo lo que puedas
Los pequeños gestos diarios también pueden ayudar a mantenerte en buena forma física. Sube andando en lugar de utilizar el ascensor de tu casa o las escaleras mecánicas del metro. Y en vez de pasar toda la hora del almuerzo sentado en la cafetería, camina varios minutos después de comer. También puedes hacer pequeñas tablas de ejercicios en tu casa o el trabajo. ¡Todo suma!

Integra el deporte en tu vida de forma natural. ¡Conviértelo en un hábito! Al principio te resultará un poco más difícil, pero una vez que te acostumbres verás excelentes resultados en tu salud y en tu calidad de vida.