¿A qué hora del día es mejor entrenar?

  • 13 feb 2019

Mientras que algunas personas se despiertan temprano y llenas de energía, otras son mucho más activas por la tarde y por la noche. La mejor hora para entrenar depende de la fisiología y de las preferencias personales. Por eso, en este artículo te vamos a explicar las principales ventajas de entrenar a primera hora y al final de la jornada, para que tú decidas según tu situación y tus posibilidades cuál es la mejor hora para entrenar.

Ventajas de entrenar por la mañana
Muchas veces es más fácil seguir una rutina de entrenamiento matutino. Es una cuestión de prioridades. A medida que avanza el día, se van acumulando responsabilidades. Reuniones, urgencias y tareas imprevistas pueden hacer que acabes saltándote el gimnasio para acabar el trabajo acumulado o que ya no te quede energía para levantar pesas o ponerte a correr. La salud es lo más importante, por lo que si te sientes identificado con esta situación, te recomendamos que entrenes por la mañana, antes de empezar con el resto de obligaciones.

El entrenamiento matutino también puede ayudar a muchas personas a dormir mejor. Como el ejercicio aumenta la frecuencia cardíaca y la temperatura corporal, puede afectar negativamente a la calidad del sueño si entrenas por la noche. Sin embargo, si entrenas a primera hora de la mañana te sentirás fuerte y con energía durante toda la jornada.

Ventajas de entrenar por la tarde
Entrenar por la tarde o al final del día también tiene sus ventajas. Muchas personas presentan un un mayor consumo de oxígeno, mayor concentración y menor percepción de agotamiento según avanza la jornada por lo que sacan más partido a sus sesiones de gimnasio cuando las realizan por la tarde o noche.

La temperatura corporal generalmente aumenta a medida que avanza el día. Esto hace que los músculos sean más flexibles que por la mañana, lo cual reduce el riesgo de lesiones y mejora el rendimiento.

Entonces, ¿cuál es la mejor hora para entrenar?
Lo más importante es que te prepares un programa de entrenamiento realista según tus posibilidades y preferencias. Si no eres muy dormilón y decides entrenar a primera hora de la mañana, asegúrate de calentar bien, ya que los músculos suelen estar más fríos y tensos justo después de levantarte. Si sabes que no vas a ser capaz de levantarte tan pronto y decides entrenar al final del día, asegúrate de dar la prioridad necesaria a tu sesión de gimnasio. Lleva siempre la ropa contigo y encuentra un compañero para entrenar juntos. Esto hará que te sea más difícil encontrar excusas para dejar el entrenamiento para otro día. Elijas lo que elijas, lo más importante es que te sientas cómodo. Al final, ¡la decisión es tuya!